Battlefield: Hardline

Reseña realizada bajo las versiones de PS3 y Xbox One.

Battlefield, es una de esas franquicias que no necesita presentación, ya que ha el público que ha logrado mantener y cautivar en los últimos años, habla por sí solo de la calidad que ha caracterizado el juego, convirtiéndolo en uno de los principales baluartes de los FPS para los jugadores, quienes con este nuevo título dejarán el campo de batalla, para luchar en la jungla de cristal de Battlefield: Hardline.

Cambiando el campo de batalla.

battlefield_hardline_002

Hardline es un juego totalmente distinto a lo que nos acostumbramos en los demás Battlefields, donde el jugador deja de ser un soldado que lucha por una ideología establecida, para convertirse en un fiel creyente a los principios de su personaje, siendo un condecorado oficial de policía o un consagrado delincuente.

La esencia del juego se basa en la acción rápida que se tiene que tener en la ciudad para actuar contra la facción enemiga, algo que necesita más que unos simples disparos de un arma potente, porque a diferencia de la  selva y las montañas, la ciudad tiene un panorama más inhóspito que ofrecer.

Aunque BFH tiene varios aspectos de las pasadas entregas de la marca, también muchos que innovan en la franquicia, dándole un nuevo aire al apartado multijugador y al modo campaña, que narra una singular historia.

Sin el policía malo o el bueno

battlefield_hardline_008

Inspirándose en las series de policíacas de los últimos 20 años, Hardline nos pone en los zapatos del oficial de policía Nick Mendoza, interpretado por Nicholas González, (Mike Sandoval en la serie “la ley y el Orden UVE”), quien acaba de ser ascendido a detective en la ciudad Miami y tras una serie de incidentes, se ve comprometido en un complot que puede acabar con la carrera que tanto le ha costado crear.

Esta historia se destaca por la agilidad que tiene y la forma en cómo se desenvuelven los acontecimientos, que a pesar de ser clichés predecibles y repetitivos, tienen la habilidad asombrar al jugador en cada uno de los momentos, algo que es agradable para un juego donde el sistema online es su mayor soporte.

Esta campaña cuenta con un sistema de tutorial y 10 misiones adicionales, que se pueden pasar en 8 horas de juego, y que a diferencia de otros FPS, este sí parece ser un verdadero tutorial para lo que será el modo multijugador, en gran medida.

Poniendo a prueba el multijugador.

battlefield_hardline_005

Siendo el principal atractivo (al terminar la entretenida historia), el Multiplayer, es uno de los puntos fundamentales en los que innova Hardline, con nuevos modos de juegos, armamento renovado y diferentes formas de desbloqueo.

Primero que todo, aquí cada una de las hazañas que se hagan en la partida, darán una experiencia y un dinero que será destinado para comprar el armamento y los diferentes artilugios que puede tener cualquier personaje, permitiendo al jugador preformar su equipo desde las primeras partidas conforme al capital que posea para hacer sus compras. Cada una de las armas cuenta con unos accesorios que se van desbloqueando conforme se cumplan los requerimientos que se tiene.

Por su parte, los modos de juegos para multijugador nos hacen olvidar la falta de misiones cooperativas y nos motivan más al trabajo en equipo, puesto que aquí cada uno de los modos es más desafiante que el anterior, y más teniendo en cuenta que hay “dinero” de por medio.

Los 7 modos de juegos disponibles son: Atraco, Dinero sangriento, Rescate, Punto de mira, Puente, TCT: Equipo y Conquista.

Los nuevos modos son atractivos y entretenidos, porque aparte de dar al jugador un estilo de diversión, entregan mucha experiencia y dinero, por lo que son ideales para aquellos que solo quieren disfrutar las novedades. Puente es la modalidad más fácil y agresiva que tiene el BFH, ya que toma la ideología típica de la partida de conquista, y la expande con la dificultad de tener que recuperar las bases, puesto que ahora se mueven y son autos de gran velocidad.

El modo de atraco y dinero sangriento, son muy similares, ya que los equipos deben impedir que el contrario se lleve todo el dinero que esta entregado en cada partida.

Aunque luce bien, en la Next-Gen se ve mejor.

battlefield_hardline_004

Al ser un juego multiplataforma, muchos jugadores se quejan de la diferente resolución y desempeño que puede tener el juego en las consolas, razón por la cual decidimos ver cómo funciona en Xbox One y en PlayStation 3.

En la consola de Sony de vieja generación, vemos que el potencial visual que se tiene es genial, porque ofrece una experiencia afín a los títulos pasados de la Battlefield y tiene toda la esencia que caracteriza esta nueva entrega, ofreciendo un juego que podría ser uno de los últimos cierres de la marca en esta generación, saliendo bien librado.

Por parte de Xbox One, la calidad es asombrosa. El juego funciona a una fluidez constante de 60 FPS y gracias al potencial grafico que tiene la máquina, hasta los detalles más pequeños se ven de forma detallada y excepcional.

Un poco más de lo mismo, sólo que mejor

battlefield_hardline_003

A pesar de algunos errores de desempeño y de física del juego, podríamos decir que Battlefield: Hardline tiene la habilidad de sorprender al jugador y deslumbrarlo con lo que es, un título que deja al usuario sentirse como un personaje de acción, mientras está jugando a policías y ladrones, sólo que con “armas” de verdad y mucho por robar.

La historia y los modos de juegos eran el aire que necesitaba Battlefield para mantener a sus viejos jugadores con un desafío digno de sus habilidades, puesto que las novedades son un completo reto, hasta para el más conocedor. Para los nuevos puede ser una excelente opción para acercarse a los demás títulos de la franquicia.

Sin más palabras, Battlefield: Hardline es una experiencia, que se tiene que probar para disfrutar.

Etiquetas

También te puede interesar ...

0 pensamientos sobre “Battlefield: Hardline”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *