Dogos

50 años atrás la tierra fue invadida por una raza de seres biomecánicos que los humanos llamaron Zeetnuks, estas criaturas destruyeron todo en su camino y consumieron la mayoría de recursos del planeta. Pero en los últimos años de la guerra, fue posible construir unas naves que combinaran tecnología humana con tecnología Zeetnuk con el fin de cambiar el curso de la guerra, esas naves recibieron el nombre de KZ-72 y SI-15 o como los pilotos prefieren llamarlas…DOGOS.

Este es el contexto narrativo que acompaña a este título desarrollado por OPQAM, un estudio indie ubicado en Buenos Aires, Argentina que se enfoca en desarrollar juegos que cuenten con gameplay clásico reminiscente de las épocas Arcade. Dentro de las características que tiene este juego se encuentran 14 mundos “abiertos” llenos de detalle, modos de juego que hacen uso de una cámara dinámica, un montón de enemigos y jefes finales y una banda sonora que se incluye gratis con el juego. Hasta aquí pareciera que tenemos un juego ganador, los problemas surgen cuando dejas de leer la descripción del mismo en Steam y empiezas a jugar.

img_web_dogos2

La primera impresión que me lleve del juego fue mala. Por un lado al comenzar a jugar note que la sensibilidad del mouse estaba bastante alta al punto de poner a girar la nave en círculos, hasta este momento no hay problema porque la sensibilidad que yo uso es así, el problema es que al tratar de cambiarla pausando el juego me doy cuenta que para hacerlo hay que salir del nivel y regresar al menú principal, ya de por si esto es algo engorroso e inaceptable para un título desarrollado en pleno 2016, pero la cereza del postre fue que al llegar a las opciones uno no se encuentra con el clásico ajuste de “Sensibilidad” sino con dos ajustes que un gamer promedio no va a entender: “Dead Zone” y “Range”. Y por el otro lado, la primera misión es una de tipo “Escort”, si, aquellas que más odiamos los gamers porque siempre la AI se queda atrás o se deja matar, en este caso se da la primera situación, el tanque que se debe proteger siempre espera a que uno esté de su lado, lo que impide que uno se adelante para destruir a los enemigos.

img_web_dogos3

Al juego ademas le falta pulir bastante la interfaz de usuario y su usabilidad, las ventanas de dialogo aparecen de inmediato sin ningún tipo de transición, los cortes entre niveles que muestran un diario con aspectos de la narrativa son bastante bruscos y a pesar de tener unos objetivos opcionales por nivel, al realizarlos el jugador no recibe gratificación suficiente como para volverlo a intentar haciendo que entre el tutorial del juego y el primer nivel ya no quieras jugar más. Si a esto le agregamos que es frustrante dispararle a los enemigos, sobretodo los de tierra, y la música se vuelve repetitiva bastante rápido, poco a poco esto arruina por completo la experiencia de juego. Y lo más doloroso es que tu quieres como gamer que el juego funcione porque tiene un apartado visual envidiable. Los entornos son detallados y se ven muy bien, los efectos de los láseres, las balas de plasma, las armas más potentes, las explosiones y los enemigos. El diseño de las naves y como tal la atmósfera del juego es cautivante, sin embargo, es lo único que el juego tiene para ofrecer.

img_web_dogos4

En conclusión, es difícil para mí ver que pasen este tipo de cosas porque yo como desarrollador de videojuegos se lo complicado que es crear y terminar un juego, por eso le tengo mucho respeto a quienes lo hacen día tras día, sin embargo, también es mi labor dar una opinión objetiva con respecto a los títulos que reviso y la verdad es que DOGOS te frustra por las razones incorrectas. Vale la pena mencionar también que en Steam los desarrolladores han estado muy activos realizando actualizaciones que corrigen problemas de balance sin embargo en este momento al juego le falta bastante para poder llegar a ser divertido.

Etiquetas

También te puede interesar ...

0 pensamientos sobre “Dogos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *